La magnetic hyperthermia es un tipo de tratamiento médico en el cual el tejido del tumor cancerígeno es expuesto a temperaturas suficientemente altas para dañar y destruir células de cáncer, o para hacer las células de cáncer más sensibles a los efectos del tratamiento con radiación y a ciertas medicaciones anti-cáncer.​ Cuando Hipertermia es combinada con terapia de radiación, esta combinación es llamada termoradioterapia.

La Hipertermia local es generalmente aceptada para ciertos tumores pequeños y superficiales, y en una forma similar a remover el tumor con una cirugía. La Hipertermia de cuerpo entero es considerada generalmente una promesa pero todavía es un tratamiento de cáncer experimental en los Estados Unidos, si bien es más usada y conocida en Europa.

La Hipertermia es solo efectiva para cierta clase de cánceres, y todavía no es usada ampliamente. La Hipertermia es más efectiva cuando es usada con otras terapias convencionales, por lo tanto es usada generalmente como terapia coadyuvante. Los usos más efectivos de la Hipertermia están siendo actualmente estudiados.

Mecanismo

La hipertermia puede matar o debilitar las células tumorales y puede controlarse para limitar los efectos sobre las células sanas. La estructura vascular de las células tumorales es desordenada y densa, y es difícil disipar el calor. Por lo tanto, las altas temperaturas pueden hacer que las células cancerosas sufran apoptosis en respuesta directa al calor, mientras que es más probable que los tejidos sanos mantengan temperaturas normales.

Incluso si las células cancerosas no se destruyen por completo, pueden ser más susceptibles a la radioterapia o a ciertos medicamentos de quimioterapia, lo que puede permitir que estos tipos de tratamientos se administren en dosis más pequeñas.

El calor intenso hace que las proteínas celulares se desnaturalicen y se coagulen, matando rápidamente las células del tumor. El calentamiento moderado durante más tiempo a una temperatura unos pocos grados por encima de lo normal da como resultado cambios más sutiles.

Hay muchas consecuencias bioquímicas de la respuesta de choque térmico dentro de la célula, incluyendo la división celular más lenta y una mayor sensibilidad a la terapia de radiación.

La hipertermia puede matar células directamente, pero su uso más importante es en combinación con otros tratamientos contra el cáncer. La hipertermia aumenta el flujo de sangre al área calentada, duplicando potencialmente la perfusión del tumor, mientras aumenta diez veces o más la perfusión del tejido normal.

Esto mejora la administración del fármaco al área del tumor. La hipertermia también aumenta la oxigenación, o el suministro de oxígeno, al área del tumor, lo que permite que la radiación destruya y elimine con mayor eficacia las células cancerosas y, mientras tanto, previene la reparación del daño inducido a estas células. Radioterapia. 3 Las propias células cancerosas no son muy susceptibles al calor.

Al comparar los estudios in vitro, la respuesta de las células normales y cancerosas al calor mostró resultados idénticos. Sin embargo, la desorganización vascular de los tumores sólidos tiene un resultado desfavorable en el microambiente dentro de los tumores.

En consecuencia, las células tumorales ya tienen un cierto estrés debido al bajo nivel de oxígeno, mayor que en concentraciones normales de ácidos, e insuficientes nutrientes, por lo tanto son mucho menos capaces de tolerar el estrés añadido por el calor que una célula sana en el tejido normal.

¿Qué tanta eficacia tiene?

Por sí misma, la hipertermia es generalmente ineficaz, y sólo un pequeño número de pacientes reciben un beneficio duradero.

Sin embargo, puede aumentar significativamente la eficacia de otros tratamientos. Cuando se combina con la radiación, la hipertermia es particularmente efectiva para aumentar el daño a partes de un tumor ácidicas y poco oxigenadas, y a las células que se están preparando para dividir.

El tratamiento de hipertermia es más eficaz cuando se administra al mismo tiempo, o dentro de una hora, de la radiación.

El tratamiento de radiación por sí solo produce una respuesta completa de aproximadamente 30% de los pacientes. El tratamiento combinado de radiación e hipertermia aumenta la respuesta completa a aproximadamente el 70% de los pacientes.

Los tratamientos de hipertermia junto con radiación en la última década, se han usado con intención curativa en pacientes con cánceres en etapas tempranas de la mama, cabeza y cuello, y próstata. Las observaciones registradas por el doctor James Bicher fueron: una respuesta completa del 82% de los pacientes de mama, del 88% de los pacientes de cabeza y cuello, y del 93% de los pacientes de próstata.

La supervivencia proyectada en cinco años fue del 80% de los pacientes de mama, el 88% para la cabeza y en el cuello, el 87% de los pacientes de próstata.

El tratamiento de hipertermia de todo el cuerpo no puede alcanzar con seguridad las temperaturas necesarias para mejorar la eficacia de la radiación, y por lo tanto no se utiliza con la radiación, pero puede ser útil para la quimioterapia y la inmunoterapia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.